Evolución

Cuando nos reunimos la primera vez en la oficina del Padre Duarte con la certeza que teníamos que hacer algo y sin idea de cómo lo íbamos a hacer, jamás pensamos en la repercusión y efecto multiplicador que tendría nuestra iniciativa. El servir a los demás no solo afecta al que recibe sino al que da.

Una vez comenzamos con la primera comida nos dimos cuenta de la necesidad que hay de humanizar, sensibilizar y rescatar los valores por lo que la Mesa de la Misericordia poco a poco se transformó en el instrumento perfecto para poner en práctica todas las Obras de Misericordia Corporales y Espirituales.

Hoy en dia la Mesa de la Misericordia cuenta con 12 estaciones que además de dar un plato de alimento, ofrecemos servicios médicos, higiene personal, peluquería y enseñamos la palabra de Dios.

En la Mesa de la Misericordia se unen la necesidad de recibir con la necesidad de dar produciéndose una total y perfecta unión de seres humanos que enaltece la verdadera esencia del hombre tal cual fue creado por Dios.

Entregar una sonrisa y un hombro para llorar es tener a Dios presente haciendo el bien y transformado almas.